2.9.06

Leo Zelada y la Nueva Poesía Hispanoamericana


Nueva Poesía Hispanoamericana

Por Leo Lobos

Nueva Poesía Hispanoamericana es una antología compilada por el poeta peruano Leo Zelada (Lima, 1970), que en menos de un año va en su cuarta edición. En esta muestra antológica participan poetas de toda Latinoamerica y España así como bardos residentes en Estados Unidos, entre ellos Tino Villanueva (Texas, USA 1941). Aquí se encuentran reunidos varias generaciones poéticas según Leo Zelada: “unidas por el amor a la imagen resplandeciente y la vocación por la palabra”. Se han incluido a 3 poetas latinoamericanos ya fallecidos como un homenaje a su invalorable legado poético, ellos son: Carlos Oliva Valenzuela (Lima, Perú 1960-1994), Roberto Bolaño (Santiago de Chile 1953-2003), Raúl Gómez Jattin (Cartagena, Colombia 1945-1997).

Este trabajo es un homenaje también a los poetas que cotidiana y persistentemente están construyendo la nueva tradición poética en lengua castellana, un reconocimiento a la sacrificada y muchas veces incomprendida vocación por la palabra. En esta antología están expresadas la mayoría de las tendencias actuales de la poesía: la poesía social, la mito-poética, la poesía del ciberespacio y la estética de la postmodernidad. Muchos de los poetas compilados en esta antología poseen un amplio reconocimiento literario en sus respectivos países de origen y varios han logrado abrirse paso a través de las fronteras, entre ellos por mencionar solo algunos nombres: Alfonso Chase, Santiago Azar, Raúl Zurita, Ernesto Proaño, Otoniel Guevara, Felipe Benítez, Francisco Azuela, Zoé Valdés, Selfa A. Chew, Humberto Garza, Miguel Ildefonso, Maribel Sánchez-Pagán y Aníbal Crespo Ross. Algunos vienen de experiencias grupales muy interesantes y renovadoras. Otros son solitarios guerreros de la palabra. Todas estas voces expresan cabalmente el nuevo mosaico de la poesía escrita en nuestro idioma para el siglo XXI.

Leo Zelada agrega que hablar de poesía hecha en castellano es hablar de una de las literaturas más importantes del mundo. Desde el Mío Cid, pasando por los grandes maestros líricos del siglo de oro español como Góngora y Quevedo, la generación del 27 con Lorca y Hernández, hasta los grandes maestros de la poesía castellana a inicios del siglo XX como son Darío, Vallejo, Huidobro, la poesía escrita en la lengua de Cervantes ha gozado y goza de una rebosante salud. Esta se ha venido manifestando también a mediados de la segunda mitad del siglo XX donde autores como Octavio Paz, Eunice Odio, Jorge Eduardo Eielson, Nicanor Parra, Leopoldo María Panero, Alejandra Pizarnik han logrado la continuidad de nuestra rica y heterogénea tradición literaria.

A continuación transcribimos tres poemas incluidos en la antología compilada por Leo Zelada y editada por Lord Byron Ediciones en Lima, Perú en mayo de 2004. El primero del poeta, narrador y ensayista Leopoldo María Panero (Madrid, España 1948):

LA ALUCINACIÓN DE UNA MANO O LA ESPERANZA PÓSTUMA Y ABSURDA EN LA CARIDAD DE LA NOCHE

A Isa-belle Bonet
“Todo el bienestar del mundo
lo encuentro en Suleika
cuando la achucho un poco
me siento digno de mí mismo;
si me dejara – perdería los ojos”
(Goethe, Diván oriental-occidental)


Una mujer se acercó a mí y en sus ojos
vi todos mis amores derruidos
y me asombró que alguien amase aún el cadáver,
alguien como esa mujer cuyo susurro
repetía en la noche el eco de todos mis amores aplastados
y me asombró que alguien lamiese en las costras todavía
tercamente la sustancia que fue oro,
aquello que el tiempo purificó en nada.
Y la vi como quien ve sin creerla
en el desierto la sombra de un agua,
la amé sin atreverme a creerlo.
Y le ofrecí entonces mi cerebro desnudo,
obsceno como un sapo, como una paz inservible
animándola a que día tras día lo tocase
suavemente con su lengua repitiendo
así una ceremonia cuyo sentido único
es que olvidarlo es sagrado.


El segundo texto es del poeta y novelista chileno Roberto Bolaño:

UN PASEO POR LA LITERATURA
-fragmentos-

15. Soñé que veía nacer y morir a Aloysius Bertrand el mismo
día, casi sin intervalo de tiempo, como si los dos viviéramos
dentro de un calendario de piedra perdido en el espacio.
27. Soñé que tenía quince años y que, en efecto, me marchaba
del Hemisferio Sur. Al meter en mi mochila el único libro que tenía
(Trilce, de Vallejo), éste se quemaba. Eran las siete de la tarde y
yo arrojaba mi mochila chamuscada por la ventana.
29. Soñé que traducía a Virgilio con una piedra. Yo estaba
desnudo sobre una gran losa de basalto y el sol, como decían
los pilotos de caza, flotaba peligrosamente a las 5.
31. Soñé que la tierra se acababa. Y que el único ser humano que
contemplaba el final era Franz Kafka. En el cielo los Titanes
luchaban a muerte. Desde un asiento de hierro forjado del
parque de Nueva York veía arder el mundo.
41. Soñé que estaba soñando y que en los túneles de los sueños
encontraba el sueño de Roque Dalton: el sueño de los valientes
que murieron por una quimera de mierda.
57. Soñé que Georges Perec tenía tres años y lloraba
desconsoladamente. Yo intentaba calmarlo. Lo tomaba en brazos,
le compraba golosinas, libros para pintar. Luego nos íbamos al
Paseo Marítimo de Nueva York y mientras él jugaba en el
Tobogán yo me decía a mí mismo: no sirvo para nada, pero
Serviré para cuidarte, nadie te hará daño, nadie intentará matarte.
Después se ponía a llover y volvíamos tranquilamente a casa.
¿Pero dónde estaba nuestra casa?

El tercer poema pertenece al poeta Aníbal Crespo Ross (Yacuiba, Bolivia 1948):

EL AMOR LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO

I

Verdaderamente creo que no hay orgullo
en mis palabras o en mis pensamientos.
Este gran amor abarca todo lo que soy.
(Ni orgullo, ni autoestima,
ni ropaje alguno tengo para cubrirme,
para protegerme).
Ahora que han llegado,
los atardeceres del verano
tienen matices sangrientos
y brilla más encendido
el verde intenso de los montes.
De otras épocas,
de otras existencias,
de otros mundos,
surge el río profundo
que se desborda incontenible
por los cauces de mi boca
por las grietas de mis manos.


Leo Zelada nació en Lima el año 1970. Estudios de Filosofía en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Fundador del grupo literario Neón. Ha publicado el poemario “Delirium Tremens” (Perú, 1993), el ensayo “Nueva Cultura Política” (Perú, 1999) y “Diario de un Ciber-Punk” (México, 2000). Poemas y artículos suyos se encuentran publicados en las más prestigiosas revistas en Latinoamérica, Estados Unidos, España y Francia.

Leo Lobos (Santiago de Chile 1966) es poeta, ensayista, traductor y artista visual.

1 comentario:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Muchas Gracias Leo por tu tan lùcida lectura de la antologìa de poesìa hispanoamericana.

Un abrazo desde Madrid.